lunes, 18 de febrero de 2019

Buscando Alaska



Y tú… ¿Qué harías para salir de este laberinto de sufrimiento?

Cuando Miles decidió trasladarse al internado, Culver Creek, en ningún momento pensó que su vida cambiaría tanto. Antes, solo estaba su familia y su obsesión por las últimas frases de personajes famosos. Después, un grupo de amigos, trastadas que planificar y ella, la misteriosa y bipolar, Alaska Young.

No confundamos términos. Esta historia no es una historia de amor o al menos no una historia de amor como tal. Ya que este libro esconde mucho más de lo que aparenta a simple vista.

John Green, el autor, vuelve a conseguir crear unos personajes con vida propia y pese a que se repite el patrón de otras novelas como: “El teorema Katherine” o “Ciudades de papel” sus personajes vuelven a ser uno de los ingredientes clave. Para Miles siempre ha sido difícil encajar con las personas, pero gracias a El coronel, Takumi, Lara y Alaska, sentirá que por fin empieza a formar parte de algo. Aunque para ello, también empezará a experimentar con el tabaco y el alcohol y eso, le ha restado MUCHOS puntos al libro. Sin embargo, sí que me ha gustado el gran crecimiento personal y emocional que hay por parte de todos los protagonistas.

Creo que el hecho de que el propio autor haya pasado por una situación similar a la de la historia hace que todo consiga tener un efecto mucho más realista, sobre todo, por las preguntas, reflexiones o situaciones que John Green nos plantea en estas páginas; la búsqueda del sentido de la vida, los diferentes puntos de vista de las religiones, las consecuencias del patriarcado en la sociedad, las primeras experiencias en el sexo o en relaciones de pareja… Creo que todo esto, unido al humor irónico del escritor forman parte de los ingredientes que más he disfrutado de “Buscando Alaska”.

Nadie le dijo a Miles que aprender a vivir iba a ser tan doloroso y nadie nos dijo a los lectores que cuando conociésemos el verdadero significado del título, íbamos a sufrir tanto. Más que capítulos como tal, lo que encontramos es una cuenta atrás de 136 días, lo que sucedió antes y después del momento que lo cambió todo. Aunque si tengo que ser sincera, diré, que la segunda parte me ha resultado mucho más repetitiva y aburrida por el hecho de que apenas pasa nada y me da rabia, porque la trama cuenta con una buena dosis de intriga a su favor que ha sido bastante desaprovechada.

Aunque creo que mi mayor problema con este libro ha sido la traducción. No sé si todo esto tendrá que ver con que “Buscando Alaska” es el primer libro del autor, pero lo que sí se es que en la traducción al castellano encontramos frases inconexas, mal expresadas o catalogadas de antiguas… y todo esto ha conseguido dificultarme un poco la lectura.

En conclusión, John Green, con su primera novela, “Buscando Alaska”, nos deja una historia para reflexionar, más que para disfrutar. Donde intentaremos descubrir quiénes son realmente las personas que nos rodean y como son más allá, de lo que estas nos quieren mostrar.



Si quieres saber más de este libro pincha aquí