lunes, 21 de octubre de 2019

Un beso en París



¿Por qué la gente tiene tanto miedo a romper una relación, aunque no sea buena? ¿Es por el miedo a los cambios o por el pánico a no saber estar solos?  ¿Y de verdad somos tan estúpidos como para no valorarnos lo suficiente y aceptar un destino en el que la palabra, “amor”, ha sido sustituida por; aprecio, conformismo y rutina?

Dejar atrás a su familia, a su mejor amiga y al chico que le gusta por irse a estudiar a Francia no es algo que le haga especial ilusión a Anna. Ella, que ama el cine, que sueña con ser una de las mejores críticas de la gran pantalla... Ella, que no pensaba que irse a vivir a París iba a cambiarle tanto la vida... Pero estamos hablando de la ciudad del amor y estamos hablando de Étienne St. Clair, el chico de los paseos por el Sena, los deseos en el punto cero y el chico que desafortunadamente tiene novia…

“Un beso en París” nos deja con un romance juvenil y muy tierno que destaca por tener un humor que contagia, unos personajes que conquistan y una ambientación que cobra protagonismo entre las páginas. Un París que te dará ganas de hacer las maletas, hayas visitado sus calles o no. Porque si esta ciudad es preciosa de por sí, vivirla a través de los ojos de la autora es algo completamente mágico.  Y es que no me cabe duda de que Stephanie Perkin, la escritora, ha puesto un trocito de ella en esta historia.

Además, su forma de escribir hace que tanto Étienne como Anna sean reales a través de las palabras. Y no solo ellos, sino también sus amigos de la School of America; Meredith, Josh y Rashmi. Todos ellos, vienen de padres ricos que prefieren dejar a sus hijos en una residencia a miles de kilómetros que en casa a su cuidado. Y todos ellos, acogerán a Anna como una más de la pandilla en su último curso de instituto. 

La historia de Étienne y Anna se compone de un romance a fuego lento que se basa en la atracción, lo imposible y la amistad entre dos personas que se complementan a la perfección y que al final acaban siendo el uno para el otro lo que ambos necesitaban sin ni siquiera buscarlo. Un romance que nos dejará con más de mil sonrisas porque es imposible no enamorarse de estos protagonistas y de sus páginas.

Un primer tomo que nos deja reflexionando sobre la palabra hogar y sobre la independencia de uno mismo. Y es que a veces tenemos que salir de nuestra burbuja de confort para darnos cuenta de todo lo que somos capaces de construir por nosotros mismos, para darnos cuenta de la cantidad de cosas que nos estábamos perdiendo y para darnos cuenta de lo que realmente queremos. Porque por mucho miedo que dan los cambios… siempre hay que sacar lo mejor de cada experiencia.

En conclusión, “Un beso en París” se llena de instantes dulces y pequeños momentos que conquistaran a todo lector que se atreva a caminar por París de la mano de Anna y Étienne.


Si quieres saber más sobre este libro pincha aquí