lunes, 28 de diciembre de 2015

Cu cú saltaba la rana

Ponga una rana en un recipiente lleno de agua y comience a calentar el agua.
A medida que la temperatura del agua empieza a subir, la rana ajusta su temperatura corporal en consecuencia.
La rana se mantiene ajustando su temperatura corporal con el aumento de la temperatura del agua.
Justo cuando el agua está a punto de alcanzar el punto de ebullición, la rana no puede ajustar más.
En este punto la rana decide a saltar.
La rana trata de saltar, pero es incapaz de hacerlo, ya que ha perdido toda su fuerza ajustando la temperatura corporal.
Muy pronto la rana muere.
¿Qué mató a la rana?
¡Piensa en eso!
Sé que muchos van a decir que el agua hirviendo.
Pero la verdad, sobre lo que mató a la rana fue su propia incapacidad para decidir cuándo saltar.
Todos nos tenemos que ajustar, con la gente y las situaciones, pero tenemos que estar seguros cuando tenemos que ajustar y cuando tenemos que seguir adelante.
Hay momentos en los que necesitamos hacer frente a la situación y tomar las acciones apropiadas.
Si permitimos que la gente nos explote física, 

emocional, financiera, espiritual o mentalmente 
continuarán haciéndolo.
¡Decidamos cuándo saltar!
Vamos a saltar mientras tengamos la fuerza.



  -Anónimo

12 comentarios:

  1. QUe chulada tu entrada, me gusto mucho y me quedo siguiendote y te invito a pasarte por mi blog, besitos , feliz año y nos leemos;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡PARA CHULADA TU COMENTARIO!Será un placer pasarme por tu blog y quedarme en él.
      ¡SE MUY FELIZ! :)

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/


    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro será todo un placer.
      ¡SE MUY FELIZ! :)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    *Un minuto de silencio por la rana*. Me metí tanto en la historia que cuando leí la reflexión todavía me sentía triste por su final. Pero es cierto, fue la propia rana la que provocó su muerte; tuvo la oportunidad de saltar mucho antes pero quiso esperar, hasta que ya fue demasiado tarde. Un mensaje muy importante que vale la pena tener en cuenta. No es necesario llegar al límite para atreverte a actuar ^^.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. Cómo me ha gustado este post.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Que hermoso! me ha encantado esa refelxión.
    Besos!

    ResponderEliminar