martes, 5 de noviembre de 2013

Sentir, sentir, sentir, sentir, sentir y sentir




En los años 70 ocurrieron muchas cosas, algunas terribles y otras esperanzadoras. Entre las primeras, nací yo. Qué se le va a hacer, ya estoy aquí y llevo ya un rato, demasiado tarde para plantearse si fue un error histórico o un traspiés de la genética. Pero que nadie se preocupe, mala hierba nunca huele.
Entre las segundas, el psicólogo norteamericano Paul Ekman analizó las seis emociones básicas o biológicamente universales del ser humano: miedo, tristeza, ira, asco, sorpresa y alegría. Son los seis estados de ánimo que nos identifican como especie. Los seis ingredientes fundamentales en cualquier relación o emoción más elaborada, como el amor o como el odio. Las seis razones para la paz, las seis excusas para la guerra. Los seis grados de unión entre cualquier raza, sexo o condición.

Sentir miedo. Nada ha sido más útil que sentir miedo para llegar hasta aquí. El miedo nos ha protegido, nos ha advertido, nos ha hecho huir del peligro y nos ha permitido sobrevivir. Pero también nos ha hecho valientes, nos ha puesto ante retos, nos ha forzado a mejorar, nos ha hecho construir herramientas, cobertizos y atajos. Nos ha unido a los que sentían el mismo miedo. Nos ha hecho vulnerables ante las adversidades, ante la incertidumbre, ante el futuro y ante los que supieron jugar con él. Porque mientras el peligro y el riesgo son criterios objetivos, el miedo acaba siendo siempre una elección. La que toma nuestra amígdala mucho antes de que podamos opinar.
Sentir tristeza. La tristeza es el abandono de la intención. De vivir, de querer o de quererse, de quedar o de quedarse, de proyectar o de seguir discutiendo. Por eso duele más cuanto más se acerca, y le ocurre un poco como a la oscuridad, cuanto más grande es, menos se ve. Lo más peligroso de la tristeza no es que visite nuestras ganas. Lo más peligroso es que se quede a vivir. Que se instale allí donde se deja de estar. Interpretarlo todo en clave de fado, arrojarse a un pozo sin fondo que todo lo consume porque ya en nada se cree.
Sentir ira. Rabia, furia e indignación son de las pocas que consumen más energía de la que nos proporcionan. Es un déficit emocional difícil de mantener en el tiempo, ya que no admite ni préstamo ni endeudamiento. Por eso, indignarse es un estado emocional transitorio. Un calentón. Y eso lo saben muy bien los que lo tienen que saber. Al final, si aún no se nos ha pasado, ya se nos pasará. Y por eso nos pasa todo lo que nos pasa.
Sentir repugnancia. El asco es sólo el estreno de un hábito mal ignorado. A fuerza de repetirse, la repugnancia deja de provocar y se volverá costumbre. Una costumbre que algún día se convertirá en tradición. Y de ahí a patrimonio cultural de la humanidad, hay un paso. Si te ocurrió con las moscas sobre la boca del niño en Etiopía, por qué no te va a ocurrir algún día con la corrupción, que al fin y al cabo ya te la sirven nacionalizada y desparasitada.
Sentir sorpresa. De vez en cuando, algo o alguien te pilla con el pie cambiado, te rompe el guión y te obliga a improvisar. Espero que te haya pasado. Porque normalmente ése será un momento clave en tu vida. Aquél que no supiste prever, ni planificar. Simplemente, te ocurrió. Y tú te dejaste llevar, básicamente porque no tuviste más remedio. Allí es donde residen los grandes cambios. Y también las grandes oportunidades. Aunque no te guste, la historia de tu vida está tejida con el grueso de unas cuantas sorpresas y casualidades. Y tu desgracia, también.
Sentir alegría. La alegría es la manecilla de los segundos en el reloj de los momentos felices. Esos momentos que algún día recordarás pese a que tú nunca decidiste recordarlos. Porque aún no has entendido que son ellos los que te eligen, y no al revés.
Hoy es un día como otro cualquiera para sentir, sentir, sentir, sentir, sentir y sentir. Porque si algo bueno tiene todo lo malo es que nos obliga a ello. Porque si algo malo tiene todo lo bueno es que algún día nos sentiremos acostumbrados.
Pero también es un gran día para hacer sentir.
Porque comunicarse, amarse, e incluso vivir es hacer sentir.

-Risto Mejide



19 comentarios:

  1. Que grandes verdades!!! me he quedafo flipando!!!
    me gustó muchisimo!!!

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo, yo también me quedé flipando...
      Me sorprendió las grandes palabras de Risto Mejido XDD
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar
  2. Gran reflexión, me ha parecido genial. La verdad, me ha sorprendido. Que no os gane la pereza, vale la pena leérsela entera, ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo uno de los mejores artículos para mi gusto de Risto Mejide :):)
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar
  3. Creo que al fin y al tiempo la gente tiene en común los sentimientos, eso que nos hace humano.
    Me ha encantado la entrada, porque así he visto "definiciones" distintas de cosas tan comunes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Definiciones distintas de cosas comunes." Me gustó mucho esa parte. Ha veces tiennes que mirar las ocsas desde otro punto de vista para poder abrir los ojos... XD
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar
  4. Hola guapísima! Increíble texto e increíbles palabras, los sentimientos como dice /undestinocontigo es lo que realmente nos une y lo que nos hace ser seres humos. Realmente me a fascinado tu entrada en parte de algunas frases he llegado a sentirme identificada enhorabuena.

    PD: tengo malas noticias respecto a la novela! Espero que lo entendáis y lo siento mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo leí por primera vez me paso lo mismo, es un texto que merece la pena ser leído, siendo original de un grande como lo es Risto Mejide. Me alegro que te haya marcado tanto como a mi. :):)
      PD: No lo sientas las decisiones están para respetarlas. ^^
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar
  5. Me encantó, definitivamente es una de las mejores cosas que he leído en todo blogspot, creo que utilizaste muy bien el aspecto de esas seis cosas y le diste un giro encantador, la frase del principio: " Pero que nadie se preocupe, mala hierba nunca huele" ¡me encantó! me hiciste sonreír frente a la computadora, un beso gigantesco y ojalá puedas pasar por mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El merito todo es de Risto Mejide al cual le quise dedicar una entrada a uno de sus artículos porque transmite mucha fuerza y mucha verdad en cada una de sus palabras. Me fascinó tanto que tuve que dedicarle una entrada a ala crónica para que todas esas personas que no sabían de us existencia y se encontraran con el de casualidad tuvieran la oportunidad de leerlo y de ver otro punto de vista diferente al del prototipo diario.. ^^ Me alegro mucho que llegara a a ti.
      ¡SE MU FELIZ! :):)

      Eliminar
  6. me encanta tu blog, ya lo sigo:). te dejo el mio: http://historiadeunamor12345.blogspot.com.es/
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te encante.
      Será un placer pasarme.
      ¡SE FELIZ! :):)

      Eliminar
  7. Hola,es la primera vez que visito tu blog y he de decit que me ha encantado.Tienes mucho talento para escribir y dices grandrs verdades.

    Pasate por mi blog,que esta dedicado a una historia escrita por mi :D
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta ver este tipo de comentarios que te incita a seguir por estos barrios...
      ¡SE MUY FELIZ! :):)
      PD: Será un placer pasarme ^^

      Eliminar
  8. Que buen texto, muy muy bueno! Risto Mejide es un genio!
    Te sigo.
    Besos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más de acuerdo contigo ^^
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Y para mi es un placer leer este tipo de comentario.
      ¡SE MUY FELIZ! :):)

      Eliminar